Nagatoro-san: El manga que construyó su popularidad a punta de bullying e histeriquéo

La fórmula del RomCom moderno ya la conocemos de memoria, y si sale algo que patea la mesa, como mínimo nos damos vuelta a ver qué carajo está pasando. Éste es el caso de Ijiranaide, Nagatoro-san, o No me jodas, Nagatoro-san, como fue publicado en la versión de Ivréa Argentina, creado por el autor 774 (Nanashi), una obra que nos mete de lleno en una relación bastante peculiar entre dos estudiantes de secundaria, y no exenta de polémica.

La historia gira en torno a Sempai (el nombre no es importante al comienzo, así que sólo lo conocemos de esa forma), un pibe bastante introvertido, que se encuentra con Nagatoro, una chica que lo hace blanco de sus constantes burlas y humillaciones desde el primer momento en que lo ve.

Pero, no todo es lo que parece, ya que a medida que avanzamos, le empieza a tomar gustito a estar cerca de él, al igual que Sempai, que comprende de a poco a lidiar con esas situaciones. Esa es la base de la dinámica del dúo protagonista, y el gancho del manga: Nagatoro histeriqueando, y Sempai sobreviviendo, no solo a las joditas de la piba, sino también a sus amigas (que llegan a ser un poco más intensas).

¿Acoso genuino o exageración desmedida?

Pero claro, uno piensa, por el quilombo que se armó en el arranque de la adaptación al anime, que es esta es una historia cruel sobre cómo hacerle bullying a un pobre pibe que le gusta dibujar. Pero es sólo el primer encuentro, y que si bien, el primer capítulo (en ambas versiones) puede dar esa impresión, no hace falta mas que seguir leyendo un par de capítulos para darse cuenta que el bullying no es tal. Es más, el continuo histeriquéo de Nagatoro es lo que va forjando la relación, y lo que siempre desemboca en caos y comedia.

Lejos estamos del manga tóxico que promueve el acoso escolar. Su carácter puede resultar chocante, intenso o molesto, y eso divide las opiniones, pero creeme, al toque se te pasa.

Conclusiones

Pero a pesar de las polémicas, hay que reconocer que «No me jodas, Nagatoro!» es un manga que ofrece una propuesta diferente en el mundo de las comedias románticas. A medida que Sempai va enfrentando sus miedos y va evolucionando como personaje, también se puede apreciar cómo Nagatoro cambia su actitud hacia él, mostrando que hay mucho más detrás del supuesto acoso.

Te va a gustar…

  • Si buscás una lectura sencilla y descontracturada con humor y situaciones cómicas.
  • Si sos de leer Romcoms. El manga mantiene la estructura de comedia romántica clásica, y los momentos de interacción entre Nagatoro y Sempai son un punto muy fuerte.
  • Si podés pasar la barrera inicial de la polémica, ya que el manga tiene una linda combinación de personajes que, en su simpleza, complementan a los protagonistas.

No te va a gustar…

  • Si sos una persona excesivamente sensible a la temática que se plantea al inicio, es posible que sientas rechazo a la obra (énfasis en excesivamente).
  • Si buscás personajes representados de forma realista, ya que el plantel de amigos de Nagatoro están bastante estereotipados.
  • Si venís a leer una narrativa compleja de múltiples capas. La historia, aunque bien encaminada, no presenta grandes giros argumentales que te puedan sorprender.