Shirobako: El «Bakuman» del anime

Algunos tildarán de peyorativo al título para definir a esta serie de esa manera, todo lo contrario. Al tratar el tema de manera interesante e ir al punto central de la temática desde que arranca, pintando a la industria del anime, al igual que Bakuman lo hizo con la del manga, como un rubro muy intenso y desgastante, pero para nada aburrido.

¿De qué trata Shirobako?

Shirobako, creada por el estudio P.A. Works, nos mete de lleno en el proceso de producción de un anime, desde la concepción de ideas hasta su emisión, a través de las vivencias de cinco amigas que sueñan con triunfar en la industria, enfrentando desafíos y revelando diversas problemáticas que existen dentro de este medio que, como se imaginarán, no son pocos.

Shirobako retrata de forma verosímil y creible, la presión de las fechas de entrega, la falta de presupuesto, la coordinación entre diferentes áreas y la búsqueda de la calidad en su trabajo desde la perspectiva de cada una de las pibas, que ocupan distintos roles en los proyectos, como la elaboración del guion, el proceso de casting para la selección de voces, hasta el tironeo constante entre el director y el departamento ejecutivo. Todo esto nos permite comprender lo despelotado que puede llegar a ser lo que ocurre detrás de la pantalla, previo al producto final que recibimos nosotros como espectadores.

La autocrítica de la industria del anime

Hay dos ejemplos que me gustaría mencionar, ya que son muy concretos y, sobretodo, fundamentales para entender cómo funciona la cosa.

Por un lado, está la protagonista, Aoi Miyamori, que cumple el rol de productora en el estudio Musashino Animation, o sea, es a quien vemos corriendo para todos lados con la tarea de coordinar y gestionar los diferentes aspectos de la producción del proyecto, asegurando que todo marche según lo planeado. Ella, además, es la responsable máxima de que nada se prenda fuego, teniendo que lidiar con la presión de los plazos de entrega, la comunicación entre departamentos y la búsqueda del equilibrio entre la calidad artística y las restricciones presupuestarias. Aoi, en otras palabras, personifica la lucha por mantener a flote un proyecto en medio de un sistema que parece estar diseñado para obstaculizar la creatividad y la innovación. Y sabemos que esto es así porque me generó estrés hasta escribirlo.

Y del otro lado del escritorio, tenemos al director Seiichi Kinoshita que representa las dificultades que sufren aquellos que tienen la visión creativa de un proyecto. A menudo, sus ideas chocan con las limitaciones impuestas por la propia industria y los intereses comerciales, lo que lo lleva, por supuesto, a transitar dilemas éticos y artísticos, luchando por mantener la integridad de su obra, a pesar de las presiones externas, argumentando desde su rol, cómo la industria del anime puede llegar a sofocar la originalidad y la creatividad en pos del éxito comercial. Uno de los personajes con los que llegué a empatizar con más fuerza en ambas, serie y película.

Conclusión

Obvio que, a pesar de ser una ventana que deja ver aquello que desde un sector se intentó tapar insistentemente por mucho tiempo, Shirobako no deja de ser una serie recontra sencilla en el fondo, que cuente una historia de superación sobre un grupo de pibas con un sueño, que se van abriendo paso y consiguen experiencia de a poco y con lo que tienen a mano, hasta conseguir el objetivo que se plantean durante los primeros minutos, sin descuidar ese aspecto más ‘técnico’ o ‘poco visible’ que puede llamar la atención.

Te va a gustar…

  • Si vas por la mirada tan única y realista sobre el proceso de producción del anime.
  • Si te gustan los personajes carismáticos y sus historias personales variadas, logrando que sean fácilmente identificables.
  • Si te gustan las narrativas centradas y bien construida.

No te va a gustar…

  • Si buscás una comedia romántica o una serie de acción.
  • Si en general no te interesa la industria del anime, ya que plantea problemáticas términos y situaciones que retratan muy bien el panorama del rubro.
  • Si no te bancás las historias de superación donde un grupo de chicas lucha por cumplir su sueño.